poesía,  Sin categoría

Deseo ( Poema )

Bajo la luz mortecina
y un infinito silencio,
bajo el influjo perverso
cuyo conjuro ignoro,
bajo la noche tortuosa
donde se pierde el aliento
y algún presagio sucumbe.
Aquella imagen oscura
no es tentación,
ni olvido
pues la dulzura es ceniza
y la pasión osadía,
un laberinto el deseo
que subyuga y que libera;
esa emoción que nos coge,
ese grito que no llega,
un remolino que ciega
y estremece
y cuando, por fin,
se disipa la tormenta,
es otra vez el silencio,
el abismo
que separa nuestros cuerpos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *