biografía,  club12

#Reto12Votos Semana 5 – Mis libros de toda la vida

Fuente

 

Escoger un libro de todos los que he leído ( y no es que sean tantos como me hubiera gustado) no es una tarea fácil. Cada uno de ellos causó un impacto en las diferentes etapas de mi vida. Por eso este post no se trata de un sólo libro, sino de aquellos que enriquecieron mi percepción, los que me remecieron, aquellos que me abrieron las puertas al mundo mágico de las palabras.

El primer libro que cayó en mis manos fue “Corazón” de Edmundo de Amicis, no pude despegarme de sus páginas hasta que lo terminé de leer y cuando al fin lo hice volví a él una y otra vez. Yo tenía entonces 8 años. “Corazón” es un libro melodramático, que cuenta en forma de diario la vida de un niño de 12 años en la Italia de la post guerra. Dentro de su lectura viene incluidos cuentos como parte de las tareas escolares de la escuela de Enrique, el protagonista. Este libro marcó mi niñez, pues me abrió las puertas al mundo de la lectura. A partir de entonces empecé a leer todo lo que caía en mis manos y me convertí en adicta a los libros. Por eso es imposible que no lo mencione.

Quizás el libro que más despertó mi interés durante la  adolescencia fue “La casa verde” de Mario Vargas LLosa. Cuando lo leí por primera vez, no logré seguirle el ritmo, la verdad creo que desistí de continuar cuando apenas iba leyendo un par de capítulos. Después de un tiempo volví a él y esta vez fue diferente. La forma como va saltando en el tiempo, engarzando las historias de sus personajes hasta lograr que confluyan en una sola, me hizo comprender las técnicas de la escritura.

Ya estando en la Universidad mi voracidad por la lectura aumentó, pero era más selectiva . Descubrí entonces a los clásicos, Gustave Flaubert, Emilé Zola, Hermann Hesse, Victor Hugo, fueron algunos de mis autores de cabecera. Cabe destacar que “Los miserables” de Víctor Hugo, es una de esas obras que uno puede volver a leer una y otra vez y siempre encontrará algo nuevo, un libro definitivamente imperdible y que lo tiene todo, amor, venganza, peleas, política, encuentros, suspenso, drama y hasta un toque de humor. En suma, es uno de esos libros que no hay que dejar de leer.

Imposible obviar a los escritores de nuestro idioma y son tantos que seguro acabaré por olvidar algunos nombres; Cortázar, Borges, García Márquez, Onetti, son sólo unos cuantos que pasaron por mis manos. Pero siempre hay algunos que se destacan, entre ellos están los cuentos de Cortázar, ” El perseguidor y otros relatos”; la autobiografía de Rafael Alberti, ” La arboleda perdida”, un libro delicioso donde cuenta como se convirtió en poeta y su vida en el Madrid de los 20 y 30, me sentí identificada totalmente con él. Alguien muy especial para mí fue y sigue siendo el cubano Carpentier y su libro “los pasos perdidos”, un maestro del lenguaje, quien me adentró en el mundo de la palabra en su máxima expresión.

Hace poco volví a encontrar a Mario Vargas Llosa, mi compatriota, y aunque tiene obras muy buenas, hay otras que son muy densas y podrían terminar aburriendo a más de uno. Sin embargo el que me encantó y que aún vuelvo a leer de vez en cuando es ” Travesuras de la niña mala”, una historia de amor conmovedora, pero sin melodrama o al menos con la dosis perfecta.

Hay muchos más que no he mencionado, pero entonces este post sería demasiado largo y seguro los terminaría cansando. Así que los reduje a aquellos que me abrieron los ojos a la literatura, con los que descubrí que podía viajar sin salir de mi habitación. Gracias por leerme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *